Anillos acero inoxidable mujer

anillos de acero inoxidable macizo

El acero inoxidable es una aleación de hierro y carbono a la que se inyectan diferentes metales para resistir la decoloración, el óxido y la corrosión, y para aumentar la resistencia. El cromo, el níquel y el manganeso se utilizan a menudo en las aleaciones de acero inoxidable, y cada componente tiene un efecto ligeramente diferente en el aspecto y la resistencia del metal resultante. El acero inoxidable suele estar marcado con un par de cifras. Estas cifras se refieren al contenido de cromo y níquel del acero. Por ejemplo, un anillo de acero inoxidable etiquetado como «20/12» contiene un 20% de cromo y un 12% de níquel. Cuanto más altos sean los números, más resistente será el acero a la oxidación y la corrosión. Para que el acero se considere inoxidable, debe contener al menos un 12% de cromo. El cromo evita que el acero se oxide y corroa las superficies de acero creando una capa superior invisible, lo que hace que el acero sea inoxidable. Esto significa que las joyas de acero inoxidable no se oxidan ni pierden su brillo.

El metal de acero inoxidable sólo se utilizaba para las vajillas planas en sus inicios. Se ha hecho popular por su resistencia, durabilidad y economía. Hoy en día, el acero inoxidable se utiliza en una variedad de industrias y se ha convertido en una opción popular para los anillos de los hombres debido a su atractivo, bajo costo y durabilidad. Las correas de acero inoxidable son muy populares porque las joyas de acero inoxidable pueden durar mucho tiempo. Las joyas de acero inoxidable son duraderas y resistentes a la oxidación. Suele tener un brillo plateado, pero a diferencia de la plata, no se corroe y no es susceptible de sufrir arañazos, mordiscos o abolladuras. El acero inoxidable puede utilizarse para hacer casi cualquier tipo de joya, desde anillos y pulseras hasta collares, relojes y pendientes. En el caso de los anillos, los de acero inoxidable son una opción inteligente para el uso diario porque son duraderos y resistentes.

anillos gruesos de acero inoxidable

El acero inoxidable ha sido durante mucho tiempo la opción elegida para los electrodomésticos y la cubertería, pero ¿para la joyería?    Los anillos de compromiso de acero inoxidable de resistencia industrial han entrado en el mercado como una alternativa única y moderna al oro tradicional.

Aunque la composición del acero inoxidable varía, hay una característica que siempre es la misma: ¡nunca se empaña! Este metal nunca necesita ser pulido y es extremadamente duradero; al fin y al cabo, se utiliza en los electrodomésticos y en nuestra vajilla. Su resistencia industrial le permite soportar el desgaste típico de un estilo de vida ajetreado y es la opción definitiva de bajo mantenimiento. Sin embargo, ¿la mejor característica del acero inoxidable? El precio. El acero inoxidable es el metal más económico. Puedes fabricar una sencilla pulsera por menos de 50 dólares.

Como todos los metales, el acero inoxidable tiene algunas desventajas. Como la composición del acero inoxidable varía, puede haber níquel en la mezcla. Así que las personas que tienen una alergia conocida al níquel pueden tener que informarse con un joyero sobre la mezcla particular de metal.    Además, el acero inoxidable puede desgastarse por los impactos, es decir, por las abolladuras del metal.

anillos de acero inoxidable amazon

¡El acero inoxidable es un material increíblemente versátil que se utiliza en todo, desde los utensilios de cocina a los muebles – y en este caso, incluso la joyería! Desafortunadamente, a veces puede ser difícil verificar si la joyería que usted recibe realmente está hecha de acero inoxidable.

A menudo, la forma más fácil de saber si su joyería de acero inoxidable es real es buscar el código. La joyería se marca a menudo con un código dependiendo del tipo de metal que es, y el acero inoxidable no es ninguna excepción.

El código que encontrará en una pieza de acero inoxidable suele estar formado por 4 dígitos, según dicta el sistema internacional de la ASTM (Asociación para el Ensayo de Materiales). El directorio de estos códigos se puede encontrar en su totalidad al hacer clic en este enlace.

Ahora bien, la ausencia de un código no siempre significa que su joya no esté hecha de acero inoxidable. Por ejemplo, si adquiere su pieza de un artesano, es probable que no encuentre un código. No pasa nada. Hay otras formas de comprobar la autenticidad.

Una de las propiedades del acero inoxidable es que es magnético. No siempre es así, pero una buena parte de los materiales que compres de este material serán magnéticos. Si no ve un código en su joya que indique que su pieza es auténtica, puede intentar la prueba del imán.

juego de anillos de acero inoxidable

Sé lo que está pensando… ¿El acero inoxidable no es para los electrodomésticos y los instrumentos médicos y demás? Sí, pero la tendencia a utilizar el acero inoxidable para la joyería -desde las joyas femeninas más delicadas e intrincadas hasta los adornos más masculinos- está aumentando constantemente su popularidad.

Según un artículo de la joyería Hulpf, hay mucha incomunicación cuando se trata de las sustancias tóxicas en la joyería. Continúan afirmando que la alta contaminación en las joyas de bajo coste es un problema muy extendido en los tiempos actuales.

Sin embargo, hay otras aleaciones que son tan, si no más, tóxicas que el níquel – aunque el níquel es la alergia más común del metal hoy, que es porqué había regulaciones en lugar para este metal particular.

El cadmio es un metal blando, de color blanco azulado, que se encuentra en el zinc. Este metal se utiliza sobre todo en la industria manufacturera, pero la exposición puede producirse en cualquier sector. Este metal se utiliza principalmente en baterías, revestimientos, células solares, aleaciones y pigmentos.

Sin embargo, el cadmio también es extremadamente tóxico para las personas que están cerca de él y se sabe que este metal en particular provoca ciertas formas de cáncer, además de afectar a muchas funciones diferentes de los sistemas del cuerpo humano, como el cardiovascular, el renal, el neurológico, el respiratorio e incluso el reproductivo.